Nota de Martín Granovsky publicada, el 29 de junio de 2018, en el diario Página 12

 

Una fecha apareció en varios de los discursos: 2019. Esa referencia, más una integración con predominio de peronistas bonaerenses bien variados y una fuerte presencia universitaria, le pusieron el sello de nacimiento al Instituto Cafiero, lanzado ayer en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo con una frase de Antonio Cafiero que citó el rector Nicolás Trotta: “El que sueña solo, solo sueña. El que sueña con otros, hace historia”. 

 

El auditorio de Sarmiento al 2000 quedó chico ya en el inicio con un aplauso en solidaridad con los trabajadores despedidos de Télam. 

 

Víctor Santa María, anfitrión por el Grupo Octubre y secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de Edificios de Renta y Horizontal, afirmó: “El movimiento obrero no solo hace paros. También, y desde esta universidad de los trabajadores, se constituye como una usina de ideas, un lazo entre lo académico y la vida cotidiana”. Para Santa María, “trabajadores y peronismo significan lo mismo: dignidad”.

 

Trotta y el resto de los oradores destacaron en la trayectoria de Cafiero, nacido en 1922 y fallecido en 2014, ministro de Juan Perón, gobernador de la provincia de Buenos Aires entre 1987 y 1991, líder de la renovación peronista en la transición democrática, un espíritu flexible y de trabajo colectivo.

 

“Antonio fue un ejemplo de militancia por la justicia social y conducción colectiva”, dijo justamente uno de los miembros del Consejo Asesor, Jorge Taiana. “Hace falta la unidad en un momento dramático dentro de una tragedia anunciada, y hace falta prepararse para la gran batalla de 2019”, dijo el senador Fernando Pino Solanas.

 

Héctor Daer, uno de los triunviros de la Confederación General del Trabajo, apuntó que el desafío es formar “una alternativa política que sea electoral y nos sirva para gobernar”. Su plan: “Ahora atemos todos los hilos necesarios y después, con un gobierno peronista, discutimos todo”. 

 

El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, recordó que “Antonio era un gobernador con todas las letras que no se hacía el desentendido”. Miró a Felipe Solá, también presente en el escenario de la Umet, y siguió: “Vos tampoco te hacías el desentendido, Felipe, como hace ahora esta gobernadora que revolea escuelas y hospitales por el aire y nos obliga a los intendentes, que hace tres años entregábamos computadoras, a dar zapatillas”. Gray fue aclamado cuando afirmó que “los peronistas no pueden estar con este gobierno”. 

 

Otro intendente, Francisco Durañona, de Areco, recordó que “avisamos en el 2015 y dijimos que el programa de Cambiemos estaba planificado”. Como política contrario propuso “estatizar los servicios públicos para que no miremos un corte de luz como una noticia más”.

 

Gustavo Menéndez, de Merlo y presidente del Partido Justicialista bonaerense,  contó que la primera que vio a Cafiero lo escuchó definir la palabra “militante” como “un soldado de las ideas y de las almas”.

 

Mario Cafiero, uno de los hijos de Antonio y presidente de Fudepa, le mandó una carta al Papa para anunciarle la formación del instituto. “Me alegro y ojalá que dé sus frutos”, respondió Francisco. “Sobre todo para los jóvenes.” Dijo Mario Cafiero que rescataba como legado de su padre “pluralidad, diversidad y escuchar al otro”. 

 

Trotta destacó que cada uno de los rectores de las universidades que aportarán ideas e investigadores al Instituto Cafiero estaba allí. Los nombró: Ana Jaramillo de Lanús, Jaime Perczyk de Hurlingham, Diego Molea de Lomas de Zamora, Alejandro Villar de Quilmes, Federico Thea de José C. Paz, Ginés González García de Isalud, Jorge Calzoni de Avellaneda, Hugo Andrade de Moreno, Sandra Torlucci de Una, Ernesto Villanueva de la Jauretche, Fabián Calderón de La Rioja, Roberto Tassara de la Universidad del Centro, Juan Castelucci de Tierra del Fuego, Juan Carlos del Bello de Río Negro y Hugo Santos Rojas de Patagonia Austral. Se sumó a último momento la Universidad Autónoma de Entre Ríos. Y se añade Fudepa.

 

Cerró Solá, quien reivindicó “la nobleza de Antonio, un talento y un talante”. Y mandó una carta de adhesión el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, en ese momento en un acto en Florencio Varela.

 

El intendente Julio Zamora, de Tigre, criticó lo que calificó como “destrato del gobierno nacional a los trabajadores” y llamó a “formar una gran fuerza política”.

 

La diputada Cristina Alvarez Rodríguez confesó tener 14 años cuando Cafiero ganó la gobernación pero igual rescató elementos de su gobierno como la creación del Consejo Provincial de Mujeres. “Venga, Cafiero, venga y ayúdenos contra el Fondo, que viene el tarifazo y la gente tiene hambre”, dijo entre aplausos. 

 

Victoria Tolosa Paz, concejal de La Plata, remachó la idea de la deuda de Vidal, y dio el ejemplo del desfinanciado Hospital del Cruce.

 

El diputado renovador Daniel Arroyo sintetizó: “Un modelo de soja, minería, finanzas y salarios bajos deja 20 millones de argentinos afuera”. “Empezar a estudiar siempre es muy bueno”, bromeó pero no tanto Fernando Chino Navarro. El empresario pyme Federico Cuomo dijo que “no está mal parar la pelota y pensar”. 

 

Forman el Consejo Asesor, entre otros, además de los oradores, Silvina Batakis, Juan Pablo Cafiero, Jorge Capitanich, Santiago Carreras, Gabriela Diker, Daniel Di Bartolo, Juliana Di Tullio, Alberto Descalzo, Julián Domínguez, Martín Insaurralde, Alberto Fernández, Jorge Ferraresi, Gabriel Katopodis, Carlos Leyva, Guido Lorenzino, Claudio Lozano, Verónica Magario, Carolina Mera, Marta Novick, Juan Manuel Olmos, Alicia Pierini, María Seoane, Alberto Quevedo, Rodolfo Urtubey, Hugo Yasky y Eduardo Valdés.