El joven violinista rionegrino, integrante de la orquesta de la UNRN desde el 2009, habló sobre su recorrido

 

Viedma, 8 de noviembre de 2017.- Juan Simón Vera (23) es un joven y talentoso violinista nacido en General Roca, Río Negro, que forma parte del Programa de Formación en Práctica Orquestal Sinfónica Patagonia de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) desde sus inicios en el 2009.

 

Radicado en Europa, Vera regresó a Argentina de la mano de la Sinfónica Patagonia para participar junto a otros 79 jóvenes músicos de una semana intensiva de formación práctica-teórica junto al Maestro Facundo Agudín.

 

Esta experiencia, que se realizó por noveno año consecutivo, culminó con los conciertos que la orquesta de la UNRN brindó recientemente a sala llena en Villa Regina y en la ciudad natal de Vera, quien una vez más pudo lucirse y compartir su talento con la comunidad universitaria y el público de la región.

 

Juan Simón Vera comenzó sus estudios en el Instituto Universitario Patagónico de Artes (IUPA) con la profesora Nushik Pretrosyan.

 

A partir de su participación en la Sinfónica Patagonia, la UNRN le otorgó en el año 2012 el “Premio al Talento” y le brindó al joven músico una ayuda económica para que pueda perfeccionarse.

 

Desde entonces, ha realizado seminarios y clases magistrales en Sudamérica y Europa con los maestros Ingrid Zur, Jörg Heyer, Kathrin Rabus, Elaine Klimasko y Simon Fischer.

 

También ha sido miembro de la Orquesta Sinfónica de Neuquén y ha participado de conciertos y giras con la Orquesta Filarmónica de Cámara Rusa, la Orquesta del Festival Musical Schleswig-Holstein (Alemania) y la Orquesta Musique des Lumières (Suiza).

 

A su vez, ha tocado bajo la batuta de directores de renombre como Krzysztoff Urbanski, Manfred Honeck, Andrés Orozco Estrada, Facundo Agudin, Michael Sanderling, Semyon Bischkov, Vladimir Jurowski y Christoph Eschenbach, entre otros.

 

Desde el año 2013 es alumno de la Escuela Superior de Música y Artes escénicas de Frankfurt del Meno, en la clase del profesor Markus Däunert.

 

Luego de los recientes conciertos, Juan Simón Vera dialogó con la UNRN para compartir parte de su historia.

 

UNRN: ¿Cuándo y cómo fue tu primer acercamiento con la Sinfónica Patagonia (SP)?

JSV: Fue en el año 2009, yo tenía 15 años. Algunos compañeros del IUPA me alentaron a hacer la audición. Yo no sabía de la existencia de la UNRN, ni de Facundo Agudín y no tenía idea de qué se sentía tocar en una orquesta sinfónica. Por curiosidad me presenté y quedé.

 

UNRN: ¿Cómo viviste la experiencia de formación de la SP?

JSV: De una manera muy especial ya que la SP nació casi al mismo tiempo en que yo decidí dedicarme al violín seriamente. Por eso el progreso y la evolución de la orquesta siempre fueron de la mano con mi crecimiento personal. Además tocando en la orquesta también podés reconocer cómo tus compañeros de giras anteriores han ido evolucionando.

 

UNRN: ¿Qué significó para vos ser parte de la SP?

JSV: Ser parte de SP significó descubrir un mundo nuevo. O al menos una parte de él, porque seguramente quedan muchas cosas por descubrir. Significa ser parte de una experiencia que puede cambiar la vida de alguien en pequeña o en gran medida, ya sea un joven músico que elige una carrera artística o una persona que asiste a un concierto y se va a su casa un poco más contento.

 

UNRN: ¿Qué oportunidades se abrieron a partir de tu paso por la  Sinfónica?

JSV: Conocí a Facundo Agudín, que me instó a seguir una carrera en la música y me invitó en varias oportunidades a tocar con su orquesta en Suiza. También conocí otros grandes músicos que vinieron a dar clases en el marco de la SP como Luis Salva y Giovanni Barbato, que me ayudaron a prepararme para dar un salto hacia Europa. También recibí una ayuda financiera de la UNRN en el año 2012 para costear viajes de perfeccionamiento. Y en la última gira de octubre-noviembre del 2017 tuve la oportunidad de tocar como solista el concierto para violín No. 1 de W. A. Mozart junto a la orquesta.

 

UNRN: ¿Cuál fue el mayor desafío que tuviste que enfrentar en estos años?

JSV: El mayor desafío fue el primer proyecto de la UNRN en 2009. Muchos de nosotros no sabíamos siquiera cómo sonaba una orquesta sinfónica. Y mucho menos qué se sentía tocar en una.

 

UNRN: ¿Qué  esperás de cada concierto?

JSV: Espero poder recrear lo más fielmente posible lo que se trabaja en los ensayos. Y obviamente que la gente pueda disfrutarlo.

 

UNRN: ¿Te imaginaste alguna vez donde estás hoy?

JSV: Más que imaginarlo lo había soñado. Como cualquier chico que sueña jugar en la selección de fútbol o ser médico.

 

UNRN: ¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

JSV: Seguir perfeccionándome  como músico y violinista en Europa y siempre que se pueda volver a la Patagonia a colaborar con este proyecto de la UNRN que se llama Sinfónica Patagonia.

 

UNRN: ¿Qué les dirías a otros jóvenes que tienen una pasión y no se animan o no tienen los recursos para desarrollarla?

JSV: Que trabajen, estudien, practiquen, entrenen, se preparen. Las oportunidades seguramente van a aparecer mientras haya un trabajo serio y constante.