La Universidad Nacional de Río Negro es una institución dedicada a la educación universitaria, la extensión y la investigación. Se originó en 2008, con la vocación de consolidarse como una universidad dinámica y emprendedora, cuya finalidad sea facilitar la profesionalización de los jóvenes de la región; promover la cultura y participar de manera activa en la instauración de un sistema económico más justo.

La Universidad Nacional de Río Negro se creó en respuesta a la histórica reivindicación de la sociedad rionegrina para contar con una casa de altos estudios que tuviera por misión satisfacer las necesidades de formación universitaria en el territorio provincial, contribuir al desarrollo económico, y promover la movilidad y la justicia social.

La UNRN se consolida hoy como una institución educativa que lleva adelante sus actividades haciendo énfasis en la ciencia como fuente de conocimiento, en la excelencia como el único resultado aceptable, en la innovación como actividad necesaria para el progreso y en la asociatividad como creadora de sinergia entre lo local y lo global.

La UNRN es una universidad regional, que da respuesta a un vasto territorio provincial de más de 200 mil km2.  Se organiza por Sedes – Atlántica, Andina, Alto Valle y Valle Medio- en las que se dictan carreras asociadas a las demandas y al carácter socio económico de cada región.

En la actualidad, la UNRN alberga en sus 70 carreras a más de diez mil alumnos que conducirán en un futuro cercano el destino de la economía, la sociedad y la cultura regional y nacional. 

Su origen

La constitución de la UNRN tuvo como punto de partida el proyecto de ley presentado por el Senador Nacional por la provincia de Río Negro Miguel Angel Pichetto, fundamentado en un estudio de factibilidad que contó con el dictamen favorable del Consejo Interuniversitario Nacional, organismo que nuclea a los rectores de las universidades nacionales. El proyecto fue respaldado por la Comisión de Educación del Senado de la Nación que presidiera la Senadora Nacional rionegrina Profesora Amanda Isidori y aprobado por amplia mayoría en la Cámara de Diputados, donde contó con el voto favorable de los legisladores nacionales rionegrinos de todos los partidos políticos con representación parlamentaria. La Ley 26.330, de creación de la Universidad Nacional de Río Negro fue promulgada el 19 de diciembre de 2007 por la Señora Presidenta de la Nación Argentina, Dra. Cristina Fernández de Kirchner.

La Ley 26.330 estabece dos condiciones:

(i) la complementariedad de su oferta académica con la de la Universidad Nacional del Comahue y el Instituto Balseiro de la Universidad Nacional de Cuyo, y

(ii) un desarrollo territorial acotado a las fronteras de la provincia de Río Negro. Ambas condiciones están plenamente justificadas.

La primera, porque desde la perspectiva de la planificación del sistema de universidades estatales, debe evitarse la competencia entre instituciones universitarias financiadas con el aporte de los contribuyentes.

La segunda, porque si bien se trata de una universidad nacional, la UNRN forma parte de un sistema donde mayoritariamente las instituciones se denominan en forma equivalente a las provincias y despliegan sus actividades básicamente en el territorio de la provincia que lleva su mismo nombre. Ello no ha sido consecuencia de una norma jurídica, sino de un desarrollo institucional coherente también con principios de sana cooperación interuniversitaria y de no competencia.

 

El proyecto institucional

El estudio de factibilidad en el que se apoya la Ley contiene los fundamentos de la nueva casa de altos estudios, en la práctica las bases del proyecto institucional, a saber:

(i) una universidad relacional, o sea vinculada al territorio en la que está inserta, específicamente la provincia de Río Negro;

(ii) una universidad regional, que debe alcanzar el objetivo de dar respuesta a un vasto territorio de 200.000 km2, de tamaño superior a países como Holanda, Bélgica, España, Francia, Italia, Gran Bretaña o Alemania;

(iii) una universidad que combine acertadamente las funciones de docencia, investigación y extensión; y

(iv) una universidad que avance hacia la incorporación de enseñanzas mediadas por las tecnologías de la información y la comunicación en sus propuestas formativas.