Viedma, 1 de abril de 2017. La Asamblea Anual Ordinaria de la UNRN, reunida el último martes 28 de marzo, aprobó por unanimidad la cuenta de inversión 2016 de esta casa de altos estudios.

De acuerdo a la presentación realizada en ese ámbito, la rendición de cuentas de  la Universidad Nacional de Río Negro, en el periodo comprendido desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2016, da cuenta de una institución ordenada financieramente y con una sólida administración de sus recursos.

La Universidad Nacional de Río Negro, de acuerdo a la Ley  27.198  (Planilla A Anexa al Artículo 12º) de Presupuesto para las Universidades Nacionales, tuvo un presupuesto de $ 377,2 millones. Tal como viene sucediendo desde el año 2010, los recursos presupuestarios asignados por ley han sido insuficientes para atender los gastos generados por las actividades académicas de la UNRN. Como resultado de los proyectos presentados y gestiones realizadas por el Rectorado, se obtuvieron recursos adicionales que, sumado a los complementos presupuestarios -por acuerdos salariales docentes, no docentes y de autoridades-, se ejecutó un presupuesto total de $ 435 millones. Ello posibilitó alcanzar un gasto en personal que no superó el 81% del gasto total, considerado como un ratio que asegura sustentabilidad económica, y posibilitando que aumentara la adquisición de bienes de uso, fundamentalmente destinados al equipamiento de las diferentes Unidades Ejecutoras de Investigación y Creación Artística que la universidad tiene en sus diferentes localizaciones. Así como cubrir los gastos de funcionamiento no salariales.

En la presentación, se remarcó que la Universidad no tiene deuda con la AFIP, y cumple en tiempo y forma con las contribuciones sociales correspondientes.

Por diversas circunstancias ajenas a la gestión de la UNRN,  durante el ejercicio 2016 no se avanzó con el plan de obras de infraestructura, salvo la finalización de las obras externas al Hospital Escuela de Veterinaria (con financiamiento del Ministerio de Educación de la Nación, que permitió la puesta en marcha del funcionamiento de dicho Hospital). El resto de las obras proyectadas no pudieron ponerse en marcha ya que por segundo año consecutivo (2015 y 2016) no hubo desembolsos de fondos de la Secretaría de Obras Públicas de la Nación. En ese período, sólo se atendieron mejoras a edificios existentes y se continuó con la preparación de los diseños y cálculos necesarios para poner en marcha las obras, imprescindibles para un pleno funcionamiento de la vida académica. Esta situación obligó a la institución a destinar recursos del Fondo Universitario de libre disponibilidad a obras de infraestructura, como por ejemplo al edificio destinado a los Laboratorios de las Ingenierías Electrónica y Telecomunicaciones que funcionan en San Carlos de Bariloche.  

La cuenta de inversión es la rendición de cuentas anual de la gestión y de la ejecución del presupuesto otorgado a la Universidad por la Ley de Presupuesto y demás recursos obtenidos.  Permite verificar el real cumplimiento por parte del máximo órgano de Gobierno de la Universidad y constituye una herramienta primordial para el análisis y evaluación de la gestión.

La Unidad de Auditoría Interna de la Universidad es la encargada de medir la eficiencia, eficacia y economía de la institución. Mediante su labor evaluadora determina la efectividad del sistema de control de la misma, con miras a contribuir con las autoridades superiores en la toma de decisiones que orienten el accionar administrativo hacia la consecución de los fines institucionales.